NOVEDADES

Presentación de libro "No hay vida más desgraciada... Arturo de Nava y el canto criollo en el Río de la Plata

Lunes 13 de noviembre, 19:30 horas, Biblioteca Nacional (Sala Julio Castro).

Disertan: el autor y el poeta Ignacio “Nacho” Suárez (autor del prólogo).

Música: Óscar Redón (guitarrista) y Luciana Ferrari (cantante).

No hay vida más desgraciada… Arturo de Nava y el Canto Criollo en el Río de la Plata 

de Hamid Nazabay

¿Quién fue Arturo de Nava? Es una pregunta arriesgada, de la que se obtienen respuestas exiguas. A secas, se podría decir que fue un cantor criollo.

Lo singular –y hasta enigmático– es que fue el mayor cantor criollo, desde fines del siglo XIX hasta casi la década de 1920. Un inigualable pionero en múltiples planos artísticos y performáticos.

Por ser quien era, se configuró en el mayor modelo identificatorio para Carlos Gardel.

Fue el ídolo absoluto de Carlitos, un muchachito que andaba por el barrio Sur con su sueño de cantor a cuestas. Como tal, De Nava guió al “botija” en el aprendizaje del canto y la guitarra. El fiel discípulo –que hasta la “pinta” le imitó– superó, con el tiempo, al ilustre maestro… Y la canción predilecta de Gardel era de su mentor: El carretero, “caballito de batalla” del Mago, con la que triunfó en París.

Arturo de Nava (1876-1932) fue: el pionero de las grabaciones profesionales en el Río de la Plata (1902), antecedente importantísimo del tango-canción, actor circense y teatral con los Podestá, primer bailarín de tango profesional y asesor de musicalizadores de obras dramáticas.

No sólo eso. Su padre, Juan de Nava, fue el primer payador profesional uruguayo, de los principales contendores del argentino Gabino Ezeiza, además de precursor en el uso de la milonga en la payada, del lunfardo literario y de la –posteriormente denominada– jerga cocoliche.

Arturo, con tan meritoria vida, no dejó de sufrir la desdicha. Como la de su propio personaje, ese errante ser que cantaba “No hay vida más desgraciada / que la del pobre carrero…”

Libro galardonado con el PREMIO NACIONAL DE LITERATURA 2016 / MEC

HAMID NAZABAY

Nació en 1978. Es investigador, ensayista, psicólogo y docente. Como disertante ha dado charlas sobre música popular uruguaya, además de realizar múltiples presentaciones de sus libros. Los inicios concretos en la música popular datan de 1994 cuando comenzó a tocar la guitarra y a cantar de forma autodidacta. Años después optó por dedicarse a la investigación en el tema. Ha producido y conducido programas radiales en radios comunitarias. Publicó poesía y prosa en libros colectivos. Algunas de sus canciones fueron musicalizadas por intérpretes y cantadas en centros de enseñanza. Desde 2014 imparte el módulo “Historia del canto popular” para el Programa Guitarra Negra de la intendencia capitalina. Es colaborador de varias publicaciones periódicas del interior. Sobre el canto popular uruguayo publicó artículos en el Almanaque del Banco del Seguros del Estado, Revista La Tertulia, Portal Uruguay Educa y Revista De Mis Pagos (Argentina), además de libros, por los que ha obtenido diversas distinciones:

* Osiris Rodríguez Castillos, pionero del Canto Popular Uruguayo (2009). Mención en Concurso de Ensayos 2007 de la Fundación Zitarrosa.

*Aníbal Sampayo y la Canción Litoraleña en el Uruguay (2012). Ensayo ganador del Premio Aníbal Sampayo 2010 de la Intendencia Departamental de Paysandú.

*Canto popular: historia y referentes (2013). Mención Especial Premios Graffiti 2014 y Mención en los Premios Nacionales de Literatura 2015.

Y por el presente, No hay vida más desgraciada…, obtuvo el Premio Nacional de Literatura 2016 en la categoría Ensayo sobre Arte y Música, en modalidad Inédita.